MANIFIESTO BLOKO EN PRO DE LA PROGRAMACIÓN CULTURAL EN LA ISLA DE TENERIFE


Hoy hemos decidido reunirnos conscientemente y tras un proceso muy doloroso, todas las personas que
formamos este colectivo llamado Bloko, con la intención de gritar y a través del sonido de nuestros
tambores, poner voz y cara para denunciar, que la Cultura ha de reactivarse… ¡Y YA!
Porque sino, estamos abocados a morir como proyecto, como tantos otros.

Sabemos que somos capaces de readaptarnos y generar acciones bajo los parámetros de las medidas
de seguridad vigentes. Sabemos que somos capaces de mostrar nuestro compromiso con una Cultura
Segura.

Sabemos, que al tener miedo a programar (quienes pueden hacerlo), el efecto negativo en las
familias que nos dedicamos a la Cultura es demoledor, desolador y creemos firmemente que es
absolutamente injusto tras nuestra beneficiosa aportación a la ciudadanía durante 10 años.

Sabemos que, si no encontramos las fórmulas o mecanismos para continuar, acabaremos pidiendo
ayuda en los Servicios Sociales de nuestros propios Ayuntamientos.

Sabemos que, si tenemos las capacidades y, además, con nuestro recorrido ya hemos demostrado que
somos válidos, capaces, conocedores de los procesos…, si nos quitan nuestra pasión, por la cual damos
la vida, ya no tendría sentido seguir.

Sabemos que estamos hechos para aportar a la sociedad, estamos hechos para transformar la tristeza
de las personas en alegría, felicidad, hacer de nuestros caminos momentos inolvidables.

Sabemos que, durante el confinamiento, la música, el baile y muchas disciplinas artístico-culturales,
sacaron a las personas de la posibilidad de caer en depresiones, o incluso de volverse locos…

Hoy gritamos a la cordura, desde la desesperación…
– “Nadie quedará atrás”-nos dijeron.
– “No hagan nada, sigan esperando” -nos dicen tras 7 meses.
– “Sacamos subvenciones” “La Cultura es un bien de primera necesidad” – nos dicen. Pero aquí, siguen
cantando los grillos…

No entendemos cómo no se cuida a la gente y a los procesos locales.

No entendemos un turismo sin Cultura, una educación sin Cultura, una vida sin Cultura.

No entendemos qué tenemos que hacer para que se nos tenga en cuenta y no se nos deje en el olvido.

No sabemos a quién dirigirnos para que no sólo nos escuchen, sino para que en modo de urgencia, se
REACTIVEN LOS PROCESOS CULTURALES y comencemos a ver, que es posible, si hay intención y
propósito.

Tras 10 años de Acción Social, con más de 1130 personas que han pasado por este proyecto
transformador, tras más de 200 acciones en los últimos 5 años, tras estar presentes en 3 países, tras
haber cosechado grandes éxitos como la Gira Internacional “Tambores para la convivencia”, tras haber
tocado con la Orquesta sinfónica de Tenerife, tras haber colaborado con Sabandeños y tras tener los
testimonios de tantas personas que Bloko les mejora la vida, HOY PODEMOS GRITAR QUE:
¡Necesitamos la reactivación del sector Cultural, necesitamos la reactivación de los proyectos en
servicios sociales, necesitamos que, quienes han de protegernos y cuidarnos… ¡LO HAGAN!

No queremos firmar subvenciones dónde no haya una reunión previa que detecte las necesidades de
cada proyecto.

Necesitamos que la “brecha salarial” que afecta a los proyectos de la isla se revise, y que no suceda
que vengan artistas de fuera y que les sea muy fácil adquirir un contrato de alto Valor, versus las
subvenciones o cantidades irrisorias que nos plantean a los colectivos locales que no terminan de
subsanar las necesidades de sus proyectos.

Necesitamos acabar con la tan famosa frase “Nadie es profeta en su tierra”, de tal forma que no haya
“fuga de talentos”, y que se valore como bien de primera necesidad, potenciar estos talentos y
proyectos que han demostrado su significancia e impacto social o personal en su propia tierra.

Basta ya de robos de ideas, basta ya de reuniones interminables que no acaban generando una acción,
basta ya de subvenciones en las que o “entras por el aro” o estás fuera, basta ya de aviones cargados
de gente o exenciones de aforo para la iglesia versus el estado actual de la Cultura, basta ya de
promesas que se las lleva el viento…

Es hora de reivindicar, de ponernos en nuestro lugar, de hacerles entender a quienes pueden
programar, que se deben a nosotros, que es su obligación, que no es que los necesitemos, que es su
RESPONSABILIDAD, que están ahí para cooperar y codesarrollar con nosotros, para llegar juntos a ese
lugar en el que es posible hacerlo y hacerlo bajo los estándares de protección de la ciudadanía.

Es hora de que las personas que lideran estos proyectos culturales dejen de reunirse con cargos
políticos que no tiene la formación y experiencia necesaria para la concejalía o consejería que
representan, en muchos casos sin estudios al respecto.

Es el momento de rehacer, de reinventarse, de usar nuestra capacidad creativa y ponerla al servicio de
las necesidades de una CULTURA SEGURA.

Hoy estamos aquí para mostrar, que es posible, que somos responsables, que somos capaces y que,
sin este sector en marcha, la tristeza y depresión nos comerá lentamente hasta destruirnos, para
cambiarnos por las Apps.

Hoy es el momento de reivindicar la naturaleza humana de la Cultura, y que, sin ella, nuestra sociedad,
caminará hacia el abismo de los borregos, hacia esa oscuridad humana que provoca no saber a qué
cultura perteneces borrando la identidad y el sentimiento de pertenencia, y por lo tanto… ¡todo vale
por encima de los tan apreciados Valores Sociales!


 
A %d blogueros les gusta esto: