Viaje a Cabo Verde (II): gestiones y convivencia, por Carlos Elejabeitia

Viaje a Cabo Verde (II): gestiones y convivencia

Praia 2016 impresiones II 51 Praia 2016 impresiones II 37Lo vivido en el barrio de Tira Chapéu no se ha limitado a tensas conversaciones trascendentales con los niños. También hemos vivido situaciones en las que se mezclaban energía y diversión con momentos de alegre emoción. La sesión de ensayo en los aledaños del estadio, con el grupo de adultos primero y después con los niños y niñas del Bloko del Valle Cabo Verde, congregó a curiosos vecinos, niños y adultos, que disfrutaban con el pequeño espectáculo.Nada diferente a lo que conocemos de nuestros ensayos en los blokos en Tenerife, que actúan como un imán para muchos paseantes. La diversión que se desprendía, la alegría de los ritmos, todo esto se notó esa tarde en Tira Chapéu, especialmente cuando Unai se puso a dirigir.

Cuando llegó el turno de los niños y niñas del bloko para tocar, sus caras eran de máxima concentración. Estaban serios, tal vez intranquilos por la cercanía de la decisión sobre quién sería seleccionado para el viaje a Tenerife. Esas mismas caras cambiaron cuando, acompañados al anochecer por Tuka y Roneck y de la mano de los pequeños blokeros, comenzamos a visitar a cada una de las familias. Queríamos explicarles nuestros planes para que sus niños participen en la convivencia de mayo y el proyecto de intercambio con los blokos de Tenerife. Nos acogieron de forma muy amable en todas las casas. La reacción que mostraron en la mayoría de los casos fue de aceptación con alegría muy disimulada. Es algo perfectamente comprensible, porque… vean qué situación: de noche, justo cuando más tranquilo estás en casa, descansando del largo día de trabajo, llega una banda de cuatro adultos no especialmente menudos y una jauría de niños que no paran de moverse para vivir en primera fila la conversación que allí se cierne. Tocan a la puerta, un desconocido descolorido te bombardea con frases e ideas inesperadas en un lenguaje que te suena conocido pero raro y, entre ellas, escuchas que quieren llevarse a tu hijo al extranjero para tocar el tambor. El otro rostro pálido,… ¡venga a lanzar flashes de foto todo el rato! No sé cómo hubiera reaccionado yo.

Curiosamente, la primera pregunta que nos planteaba la mayoría de padres ante nuestra propuesta era: ¿qué pasa con los días de escuela que van a perder durante el viaje? La tasa de escolarización de primaria en Cabo Verde ronda el 100% y, felizmente, estas familias se preocupan porque sus niños sigan recibiendo la educación formal a la que están acostumbrados. Nada que temer, porque los monitores Tuka y Roneck ya han acordado con los centros escolares que los niños recuperen en cualquier caso las clases perdidas. Ahora solo falta que también se comprenda y reconozca la importancia de ese otro tipo de formación que los niños y niñas pueden recibir durante las convivencias en Tenerife y con nuestro proyecto del bloko en el barrio. Tiempo al tiempo.

También hemos vivido otras situaciones kafkianas fuera del barrio, pero esas las dejo para más adelante. Lo que sí les cuento ahora es que mantuvimos durante el viaje muchos encuentros y reuniones con autoridades y colaboradores, que en casos generaron ideas y potencial para reforzar el proyecto en las islas. Por lo que se refiere a nuestro objetivo más inmediato, no son pocas las gestiones necesarias para traer a los niños en mayo a Tenerife. Considerando que ni siquiera tienen documento de identidad, es fácil imaginar la cantidad de trámites y de burocracia que vamos a tener que superar. No será nada fácil, pero para eso estábamos allí. Y seguimos trabajando desde la distancia, con Tuka y Roneck apoyándonos en Praia. Si no es para la ocasión de mayo, lo será para la siguiente oportunidad que se presente.

Fuimos a Cabo Verde con la idea de informar sobre los avances del proyecto y llevar a cabo gestiones de papeleo, pero también para compartir tiempo y actividades con los niños. Para construir puentes con otras realidades, que no están tan lejanas ni son tan imposibles, decidimos hacer con los niños y Tuka, Roneck y Eddy una excursión a Cidade Velha. Enclave costero situado a apenas 30 minutos de Praia, este bonito lugar data del siglo XV y fue el primer asentamiento colonial portugués en el África tropical. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2009, recuerda mucho al Valle Gran Rey de hace algunas décadas. Se me apareció como un paraíso cuando llegamos con la furgoneta repleta de personitas emocionadas y expectantes, con sus grandes ojos de color azabache y mayores tambores. Verdaderamente, es un enclave muy bonito en plena naturaleza. Una vez allí, entre paseos, juegos, ensayo con tambores, baño en el mar, comida, bebida, y más ensayos, las miradas de los niños y sus risas delataban que estaban tranquilos y que se divertían.

Con las barrigas aún hinchadas por las interminables hornadas de pizza que degustamos ofrecidas por el amable y generoso Eldar en el Terrero di Kultura, Unai se sacrificó para pasear a los niños en kayak. El problema: un solo kayak y aproximadamente 20 niños (a los nuestros se sumaron rápidamente los locales) cuyas gargantas clamaban in crescendo por ser los primeros en montarse. Se pueden imaginar el guión de la película: cómo se resuelven los problemas con gritos y empujones, y cómo conviven pequeños dictadores con sumisos conformistas. Aquello era el imperio del poder y la fuerza sobre la razón y la palabra. El orden impuesto por Tuka y Roneck fue un espejismo que duró poco. Tras algunos intentos de paseo, la imagen final: un kayak volcado, casi hundido, y multitud de cabecitas oscuras intentando montarse sobre el naufragio, primero, y nadando para llegar a la orilla, después. Algunas caras sonrientes y todos gritando por frustración, enfado, alegría o simplemente porque sí. Fue un episodio representativo de lo difícil que les va a resultar a los niños del bloko resolver el dilema que se les avecina y las decisiones que tendrán que tomar más adelante, porque no hay plazas para todos los preseleccionados para viajar a Tenerife y deberán aprender entre ellos a decidir quién va y quién no. Una tarea que se antojaría complicada hasta para un adulto con solida estabilidad económica y emocional, si el objetivo es lo suficientemente tentador.

El de Cidade Velha fue un día muy completo y una buena forma de acercarles a lo que puede llegar a ser una jornada de convivencia de las que tenemos planeadas en el Bloko del Valle. Ante tanta abundancia y situaciones extraordinarias vividas en un solo día, escuché en un momento dado de una de las niñas: – “Ustedes tienen mucho dinero”. Le tuve que recordar que lo que ellos estaban viviendo ese día era gracias a lo que todos los que formamos Bloko del Valle habíamos podido aportar en la medida de las posibilidades de cada uno, y no necesariamente en forma de dinero. Quizás haya sido “simplemente” un día inolvidable para ellos, pero también esperamos que haya servido para que nuestros primeros blokeros de Cabo Verde comiencen a mirarse con otros ojos y a percibir de otra forma el grupo del que ya forman parte.

~ por Blokodelvalle en 04/04/2016.

Una respuesta to “Viaje a Cabo Verde (II): gestiones y convivencia, por Carlos Elejabeitia”

  1. Y esta seguna parte…brindo por el proyecto que estaís poniendo en marcha, es … magnífico! enhorabuena! txin-txin…!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: