El “tempo” de Cabo Verde

Es curioso como las cosas cambian de un momento para otro. Cada día programamos lo que creemos que podemos hacer, pero la realidad es que siempre surge algo o alguien que nos hace tomar otro camino… y casi siempre es el mejor.

Nos van viendo, oyendo, sintiendo… acercando y eso anima… y mucho.

La actuación a las 11.30 de la mañana, bajo un sol de justicia, deja felices y sorprendidos a los transeúntes de la calle principal de Plateau. El derroche de energía es brutal, a pesar del cansancio acumulado, y eso se transmite. En un momento de la actuación les rociamos con botellas de agua “calentita” como parte del “numerito” y todos disfrutan, ríen y algunos hasta bailan. Lo que pasa en la calle se incorpora al espectáculo como cuando tuvieron que abrir paso a un carro de cerveza y Unai lo impedía pidiéndole que lo dejara allí.

El equipo termina imitando el baile del batuque…aquel que vimos días antes con las mujeres de espalda moviendo las caderas a tremendo ritmo…caro que como los blokos no son capaces de tamaños espasmos de cadera…lo hicieron a su manera…a lo mejor lo podéis apreciar en las fotos….las carcajadas eran generalizadas…sobre todo entre las mujeres mayores que no podían contenerse ni creer lo que veian!

Luego nos invitaron a comer en el restaurante Praia Kapital, del Hotel Santa María regentado por CHIKO, un perfecto anfitrión, que nos puso sobre la mesa una “feijoada brasileña” en una sala con aire acondicionado, que hizo que nuestro tremendo calor corporal se normalizara un poco.

Por la tarde y ya en plan relax volvemos a Ciudade Viella: un rato de playa, charla y conocemos al dueño de otro de los bares que dan al mar: JUAN, canario, de San Andrés… un personaje… ¿…? Y aparece un señor: que se presenta como el chicharrero negro… Willie… otro personaje, que cada año se pasa por la romería de La Orotava vestido de mago. Un tipo simpático, directo y claro. En cuanto le empezamos a hablar del proyecto pregunta: ¿Quien es comercial? Nos miramos con cara de “nos han pillado”… “No lo tenemos”, le contestamos y nos mira con cara de resignación como diciendo ¿pero dónde van estos pobrecillos?…

Y resulta que es un importante empresario que trabaja con la empresa canaria ALUCAN, en África y le conocemos justo cuando estamos viendo cómo fabricar tambores de aluminio aquí en Cabo Verde. Nos viene como caído del cielo. Es otra de esas grandes personas que aparecen a nuestro lado justo cuando lo necesitamos. Parece que estamos de suerte…

Ya por la noche, vamos a cenar al bar de “mama” Margarita, que nos tiene adoptados y había música en directo, lo que aprovecha Tirei para subirse a la batería y Unai con los bongos y didgeridoo… y sigue la fiesta… ya descansaremos cuando lleguemos…

~ por Blokodelvalle en 11/08/2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: